Seguidores.

jueves, 23 de julio de 2015

Incendios de nieve y calor

Anoche, para variar. no logré conciliar el sueño. Tu recuerdo decidió inundarme en cuerpo y alma hasta que el Sol se asomó por la rendija que creaban las cortinas de mi habitación. Últimamente estoy tan triste que confundo mis tristezas entre sí. Y como no hallo inspiración en otra cosa que no sea en ti, y el insomnio y las tristezas son los mismos que hace meses, he rescatado algo que escribí hace tiempo pero que jamás tuve el valor de enviar. 
Supongo que sería absurdo tratar de escribir sobre lo feliz que he llegado a ser a veces cuando siento más dolor emocional del que jamás pude imaginar...

23 Abril, 4:08 a.m.


A lo mejor me siento un poco sola y triste y me ha asolado un deseo repentino y angustioso de hablarte de mis necesidades mientras escucho love of lesbian...
Y a lo mejor es la primera vez que no sé cómo generar incendios de nieve con una lupa enfocando a la luna y eso me vuelve más nostálgica y taciturna que el maldito otoño, sus hojas secas y sus colores amargos y apagados. Y otra vez, el insomnio; para variar, solo me jode un poco más: me desajusta las tuercas y me rompe en pedazos, me hace pensar en cuánto te echo de menos y cuánto me gustaría contarte toda esta mierda mirándote a los putos ojos.

Supongo que he perdido las maneras, que no sé hablar de ti y de mí sin cagarme en la puta y decirle al cielo y a su lluvia inoportuna que nos tiene calados hasta el fondo; y sé que es fácil desconfiar de nosotros y no tanto conocernos...somos demasiado misteriosos, orgullosos y gilipollas como para demostrarnos interés y ser un poquito más felices. Es como si nos gustase dolernos, jodernos, o yo qué sé. Estoy hasta los huevos.

Y no podría quererte más. Y no podría joderme más el ser tan cursi y tan imbécil como para reconocerlo. Por eso nunca te lo digo, y por eso quizás estemos tan solos. Y siempre tenemos quien nos acompañe. Pero nunca nos llena nadie. Y seguimos estando igual de solos. "Aunque nada nos vacíe". Y fin.