Seguidores.

martes, 25 de marzo de 2014

Confío en ti, primavera; llévate el frío de mis manos y pon amor y felicidad en su lugar.

A veces todavía te echo de menos.
Recorro mis mejillas y noto cómo extrañan tus manos. Salgo a la calle para olvidar(te) y el viento y sus silbidos me recuerdan que ahora a mi cuello le faltan tus suspiros. No hay salida; pero a los que pregunten, diles que te echo de menos sólo porque sí, no des explicaciones. Nadie quiere escucharlas. Nadie las entendería. A mí me llamarían loca y a ti te culparían por haberme seguido la corriente al menos un par de ratos...pero tranquilo; me conformo; es más de lo que cualquiera habría hecho. Y aunque ahora tenga que volver a coserme el corazón porque desde que te conoció le han entrado las prisas; un instinto suicida que le obliga a enamorarse en cuanto le dan un poquito de cariño, sé que habrás valido la pena. Sé que el tiempo establecido era el correcto y que todas las heridas, aunque no cierren, dejan de doler...


La primavera también empieza a poner de su parte; pronto dejaré de necesitarte.


lunes, 17 de marzo de 2014

<< P o l v o >>

Tengo el corazón hecho trizas y la cabeza falta de inspiración y paz. Quizá vayan unidas, o quizá guerra signifique inspiración y buscar paz me impida escribir algo que realmente valga la pena.  Sólo sé escribir de rabia, cólera, frustración, tristeza, muerte, Vida, Revolución y Arte. Quizá valga la pena, quizá no engañarme y saber cuándo estoy viva y cuando no, sea lo único que cuenta. Las ganas de salvarme. De Vida. Y aquí estoy, pólvora, preguntándome por qué las almas tristes buscan paz bajo tierra; almas tristes, que regalan flores a otras almas que ya no son más que eso, almas, tristes, puras, incluso vivas. Tampoco importa, la cuestión es que hace ya tiempo que creo que cuando la Tierra no llora, o ríe, es igual, nace una flor. Y esto me hace pensar que las flores no son para las almas tristes y bajo tierra, sino para los vivos, con ganas de salvarse, locos por el Arte, locos por sentir, locos por vivir.

Yo quiero ser polvo. Ceniza, lluvia, río, montaña. Quiero ser un alma errante, que viaje, con alas, viva. No quiero flores en la barriga ni tierra que me encierre e impida volar. Quiero Vida, quiero flores. Y versos, poesía, canciones. Quiero noches reversibles y sueños y magia. Quiero volver a bailar en la cornisa del piso 23 la canción más hermosa del mundo, quiero no llegar tarde a la estación y perder el tren, no equivocarme de andén, aprender, reaprender que el  mío s i e m p r e será el número 10.

martes, 11 de marzo de 2014

Sobre el tic-tac y el tú

Hoy vengo a hablaros del te. Del te,de ti,de contigo. Del te busco, te quiero, te espero, te necesito, y ojalá, te tengo, te preparo café, te beso y te vuelvo un poco más poeta.
También podría hablaros del te quiero; del te quiero comer, beber, tener, conocer. Del te quiero mío. Del me quiero tuya. De lo cursi que me vuelves y lo poco que me aguanto cuando te escribo estas cosas. Pero da igual. Tú sigues siendo tú, te, ti, pero no conmigo. Y a lo mejor es mejor así.