Seguidores.

sábado, 1 de abril de 2017

y también porque el querer es temblar a veces...

Ella
que haciendo temblar a la ciudad con cada paso
seguía creyéndose mortal y humana

Ella
que buscando entre miradas transparentes
la mirada que también lo fuese
se encontró que nadie mostraba con lágrimas
nada distinto a la tristeza

Que entendía la vida como camino
y la muerte como consecuencia

Que entre poetas caníbales
y marineros adictos a la tormenta
nunca encontró la calma de la que se habla
al hablar de amor

Y sigue sin saber si es porque
después de todo
ama la incertidumbre
o quizá sólo sea
que no encuentra la manera
de decirse
que algunas noches
todavía
se echa de menos
porque tú no estás