Seguidores.

viernes, 22 de abril de 2016

Huracán

Dicen que hay chicas Huracán que aparecen y arrasan con todo. Y no: no es que todo les dé igual, es sólo que les han hecho daño.
Y lo hacen lo mejor que pueden. Como todos.
Ya; no son el tipo de chicas Huracán de las que se oye hablar, esas chicas alegres que vienen y van sin que importe nada más; que son, -en la propia esencia de la palabra- y retan a la vida enseñándole los dientes a cada paso...pero estas son las que yo conozco: Chicas infernales con piernas que ya han caminado demasiado y ojos que han visto más de la cuenta. Y aunque a veces desaparezcan, están, y tú sigues temiendo su vuelta: como los huracanes. Porque cuando todo está ordenado y en calma echamos de menos la revolución que nos despierte los sentidos.
Ellas vienen, arrasan y se van. Pero quizás no siempre quieran marcharse. Quizás sea su propia vorágine quien les impida darse la vuelta y volver a casa. Porque una vez decidieron quedarse y les hicieron tanto daño que su Alma se convirtió en Anarquía y ahora les obliga a decidir sin que sepan muy bien lo que pasa.
Supongo que no cualquiera podría entenderlas. Yo lo hago. Desde cría tengo la manía de inventarme las razones que no me dan. Y tampoco me ha ido tan mal. Ellas nunca, nunca, dan explicaciones. O quizá sea sólo que no las tienen.

5 comentarios:

  1. Chicas Huracán, uffff cuanto he aprendido de ellas, así como cuanto he escrito por extrañarla cuando se aleja.
    Me encanto leerte y gracias por visitarme, pasaré a visitarte mas seguido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Para ser un huracán no puede uno detenerse mucho en las razones.

    Dulces besos Lucía, que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso comienzo del blog con la música, bellas letras!
    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog para ver qué te parece y si te gusta, sígueme por favor.

    http://pensamientosenelahora.blogspot.com.ar/

    http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

    Un abrazo y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Son huracán mientras sus piernas les permitan arrasarlo todo, después serán borrasca y tendrán las isobaras tan desgastadas como sus medias. Por último se convertirán en una simple brisa de poniente. Pero tienes razón, no es culpa de ellas, dicen que la barbaridad de los soles produce esa fluctuación.

    ResponderEliminar