Seguidores.

sábado, 26 de marzo de 2016

22deMarzo.

Supongo que habrá quien sea capaz de entenderlo, pero juro que esta vez lo único que puedo contar a cerca de mi estado emocional es un 'no sé'.
Necesito alguien que se adapte a mis ritmos; que me ayude a ir despacio y que así hagamos del camino el camino correcto.

Ayer comenzó la primavera y hoy se me ha congelado el corazón y ni siquiera sé si es porque me han hecho daño: no sé qué cojones siento. Estoy helada y tengo la sensación de que cogelo todo lo que está a mi alrededor. Y me odio. Por fría. Por hija de puta. Porque no me entiendo y porque destruyo mientras presumo y proclamo que el amor es el camino.
Una vez más: confundí el camino con la huida. Y ya no sé por donde huir.

A lo mejor llevo años hablándome a mí misma de mi alma sin que ésta tan siquiera exista; No siento. No padezco.

Qué quiero, joder, por qué esta ausencia de respuestas y esta falta de luz.
Por qué sigo empeñándome en que iluminen mi camino si soy yo quien luego funde todas las luces.

Apagón emocional.
Desconexión.
Y hasta siempre sigue siendo sinónimo de hasta nunca.

1 comentario:

  1. Porque antes de esperar que alguien ilumine tu camino, debes iluminarlo tú para entonces poder hacer ese camino junto a otro. Pero perderse es siempre una posibilidad, con la obligación de encontrarse.

    Besos dulces y dulce semana Lucía.

    ResponderEliminar