martes, 9 de febrero de 2016

Innocenza

Niños, recordad: A quien no abre la cabeza no le crece el corazón.

Estad atentos. Estad alerta. No os olvidéis de la vida que habita en vuestras pupilas cuando sonreís. No perdáis la esencia: la naturalidad siempre es virtud. 

Sólo os estoy hablando de desaprender. De cuidar de los instintos que todavía conserváis aunque algunos intenten impedíroslo. 
Las cosas han cambiado pero los niños seguís siendo niños.
Menos mal.