Seguidores.

sábado, 22 de agosto de 2015

Conocer(se)

Creo que hoy no tengo gran cosa que decir. Como casi todos los días desde hace ya mucho tiempo me he levantado sin una razón por la que sonreír a todo el mundo y dar los buenos días sin pensar que será otro día de mierda que tachar del calendario.
Sólo ha habido una diferencia, casi imperceptible, respecto a los demás: he aprendido que nuestra historia es anacrónica, que no soy capaz de buscar razones en otra parte, ni de encontrar ganas en otras personas, porque siempre volvemos a las andadas y nos jodemos de vuelta y yo termino rogándome un poquito de amor propio, escribiendo a la nada y llorándole a no sé qué cielo gris que camufla mis tristezas entre sus nubes torrenciales...pero supongo que hoy es diferente, que sé que el resultado de esta incógnita por resolver no está en sus ojos, sino en mi forma de mirarlos.
Porque sí, el amor es anacrónico, paradójico, irónico y muy "Love of Lesbian", pero qué sabremos de él.
Es como cuando aprendes que para desconocer a alguien no hace falta ni un solo minuto, y en cambio, para considerar que conocemos a alguien nos hace falta mucho más. Y qué jodida estupidez. La especie humana está condenada al fracaso si todavía cree que conocer a alguien es saber cuál es su color favorito o cuándo es su cumpleaños. Para conocer, sólo hace falta descubrir. Abrirse y ayudar a ese alguien a que se abra, a que te muestre los paisajes que jamás te has atrevido a mirar, a darle la vuelta a la manera predeterminada que tenemos de entender la vida, sus juegos, sus malabares y toda su magia... A abrir los ojos, a despertar, a ver que todo puede ser de colores, de luces, de sueños y vértigos.
Conocer a alguien es, por definición, conocerse.
Encontrarte donde menos lo esperabas.
Descubrirte, sin explicación, haciendo lo que jamás te hubieras imaginado hacer.
Pensando y sintiendo como nunca.
Es conocer otra versión de tu interior, dejar que la voz del diablo resuene por encima de la del ángel que te implora no arriesgar por el miedo a perder; se trata de dejarnos ser, llevar y sentir, para encontrarnos con nosotros mismos en un alguien que también se ande buscando.
Con todos los defectos del mundo
y una sola virtud:
ahora, por fin, puedes decir conocerte, quererte, y creer en la magia. Porque la has visto. Porque tú formas parte de sus trucos. Porque ya nadie tiene que contarte nada. Porque ahora, sabes ser, ver, y pensar por ti mismo.
Porque no sólo sientes por ti, sino por alguien que te conoce y se ha dejado conocer.



2 comentarios:

  1. "Encontrarte donde menos lo esperabas"
    Pues relacionado con la entrada mia que te gustó, yo me encontré aquel febrero. Y encontré a alguien, también.
    Voy a cotillearte más entradas guapi!

    ResponderEliminar
  2. "Que te muestre los paisajes que jamás te has atrevido a mirar"

    Tantas tantas definiciones bonitas dentro de esa frase que awww.
    Muy genial tu blog, sigue escribiendo, ya sabes. <3

    ResponderEliminar