Seguidores.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Derrames sentimentales, Vol II

[Ya no sé pensarte sin hacerme daño...]

De verdad,
ya no soy la que te echa de menos.
O ya no soy sólo yo.
Ahora te echan de menos mis pestañas, mis pupilas, mi cuello, las piernas, los talones, las costillas, los pulmones, el hígado, el corazón...y qué coño quieres que les diga a todos ellos. Ellos no entienden que ya no estés aquí, no puedo hablarles de tu marcha y decirles que se acostumbren a no verte, olerte o sentirte nunca más. Y están jodidamente tristes y solos desde que te fuiste y yo, con el Alma a trozos, deshecha por dentro, tratando de reconstruirte y de encontrarte donde sé que ya no estás, tengo que reconocer que te estás apoderando también de mi cuerpo. Has desatado una cruenta y sangrienta guerra entre estos dedos que tratan de escribirte para que vuelvas, que para qué vuelves, o que por qué te has ido. Todo depende del momento y la forma que hayas elegido para acercarte, recuerdo, dolor, o tú sonrisa y tú, ojos de cristal, cínico y tan guapo como siempre al otro lado de la barra saludándome con la mano. Este es el caso esta vez. Y ya no puedo soportarlo más. Siento la electricidad que me recorre las manos teletransportándose, en milésimas de segundo, en chispazos incontrolables entre las letras y las falanges de mis dedos. Y no hay vuelta atrás, y ya no hay vuelta que sea tuya, o mía, o nuestra, y joder, qué angustia, no sé dónde estás ahora. Y todavía me escribes a menudo para preguntarme qué tal estoy y yo a menudo dudo si en realidad te importa. Y me sangra el corazón, y me duele verte con otras, en otras, para otras, por otras. Me duele no verte conmigo por y para mí. 

Joder,
no quiero quererte tanto, y quiero tanto quererme un poco más...

12 comentarios:

  1. En lo segundo de la frase final está la receta para dejar de sentirlo de esa manera.

    Besos siempre dulces para ti y que tengas un bonito finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer, Dulce.
      Un beso enorme e igualmente.

      Eliminar
  2. Me ha encantado! De verdad! Un beso cielo! Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Que textazo dios!!! Me siento identificada, a todos nos han roto alguna vez el corazon y nos han matado los pensamientos suicidas de donde estara, con quien, y si ya me ha olvidado, y si nunca me ha recordado? Me encantaria decirte como luchar contra estos pensamientos, pero no tengo ni idea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias y supongo que no hay ninguna receta!! Un besazo y gracias de nuevo por leer.

      Eliminar
  4. Si tanto duele extrañar a esa persona, si tanto te desgarra las pupilas imaginarte a su lado, si tanto te hiere en tu amor, es mejor dejar que huya bien lejos. Aunque te sangre el alma, aunque pienses que no podrás soportarlo. Respira y deja que se vaya. O apuesta todo por esa persona.
    Es una situación que creo que todos vivimos a menudo. Comprendo a la perfección tus palabras y supongo que no es tan fácil hacerlo como decirlo, pero por algo se empieza ¿no?
    Un besito.

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por leerme y por tu comentario, por algo se empieza, supongo que lo malo es no saber por dónde.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  5. Como persona enamorada, te digo que espero no tener que separarme jamás de la persona a la que amo. Como principiante en psicología te diré que debes aceptarlo y que duele, aunque eso creo que ya lo sabes.
    De verdad, que poco me gustan los no-finales o finales no felices. Ánimo, que según dicen el tiempo lo cura todo.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y por tu aportación, besitoss

      Eliminar
  6. Wow, tanta verdad en un solo texto, me encanto, te ganaste un seguidora, nos leemos :)
    Y te dejo una invitación si queres a pasar por mi blog un rato :D besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te quedes, me pasaré pronto, un besote

      Eliminar