Seguidores.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Como 
cuando amaneces 
y le haces competencia al Sol desde el balcón,

que ya sabes cuánto brillas cuando eres real...

Supongo, y sólo supongo, que presentarme delante de tu puerta un amanecer como si fuera a atreverme a tocar el timbre o como si a ti fuera a gustarte mi visita, no era la solución a mi tristeza.

Supongo también que las manecillas de mi reloj no apuntaban en dirección a tu portal, simplemente se quedó sin pilas y yo, empapada, sola, en una de las tres mil dos calles que pisé por equivocación, llegué a la conclusión de que si te echaba de menos lo mejor que podía hacer era plantarme bajo tu ventana esperando que corrieras las cortinas y así yo volviera a ser el Sol que entrara por ellas, brillara y te hiciera brillar... 

Pero no.
Otra vez.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Arte y Revolución

Revolución es mi palabra favorita. Y no sólo por su significado, sino por su connotación;

Eres Arte, Revolución, Poesía y Poema, Huracán, Vida, Marte, Mercurio, y todos los planetas y constelaciones de mis noches tristes. Eres ojos tristes, Madrid, las siete vidas de un gato negro, eres Primavera, Verano, Otoño e Invierno. Eres las cuatro estaciones, eres Sur, Este, Norte, Oeste. Eres luz, brújula, bostezo, suspiro, sonrisa, mejillas sonrosadas. Eres Suerte, Dolor, y a veces Amor.  Eres Ganas, y eres el Tiempo que quise y quiero pasar contigo.

Y así ando; retratándote, escribiéndote. Con un dolor ahogado y unas ganas muertas de seguir fingiendo, de poner sonrisas en el lugar de las lágrimas y los gritos. Harta de no poder culparte, o culparme. Harta de que  ni la Luna esta vez me sirva de consuelo, que ya no me acaricia cuando me voy a dormir, por eso de las nubes. Harta de buscar la felicidad en cada esquina, y que hasta las putas la conozcan mejor que yo. Harta de las calles sin tus pasos, de los lunes sin tus caras largas y de los domingos en los que cualquier cosa me da vértigo y todo quema.

Harta de ti, de mí sin ti.