Seguidores.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Él café

A ti, café, porque está lloviendo, está oscuro y yo estoy sola, fría y engañándome a mí misma como cada noche;
esta vez no me escribo, te escribo.

Todavía pienso de vez en cuando en las comillas que se forman a cada lado de tu boca cuando te sonríes. Sí, te sonríes; no sonríes para nadie, sólo sonríes, porque quieres. Y créeme, si yo fuera tú también me sonreiría...

Y de vez en cuando caigo en la cuenta de que la lluvia viene y va con la misma volatilidad que cualquiera que quiere huir pero no sabe cómo.

Todavía tengo insomnio, no sé, puede que sea el café, o puede que seas tú, o puede que sea lo mismo...
Quizá es el café de tus ojos el que no me deja conciliar el sueño, atrayendo a mi cabeza y corazón todos aquellos efímeros instantes en los que lo único que nos importaba era no mojarnos mucho de camino a casa; y míranos, al final acabábamos siempre calados hasta los huesos por un agua de lluvia emocional que nos limpiaba con cada gota un trocito del alma, curando, anestesiando.

¿Y sabes de qué me sirve echarte de menos? Para pensar; o para autodestruirme; es igual. La cuestión es que hace un par de horas que me desperté, serían aproximadamente las 3a.m y ahora, una vez de todas las que te he pensado desde que entendí que el vacío que sentía era tu ausencia y el echarte de menos de ésa forma,  he entendido que las palabras ni valen ni dicen una mierda; y te lo digo yo, que vivo por y para ellas.

Quiero decir que yo sólo de pena te escribo, y hablando claro y en general, te cuento que cuando te buscas en alguien no lo haces con palabras, sino con miradas, gestos, sonrisas; y no siempre te encuentras. Y a veces llega un momento en que cuando estás perdido, decides intentar escribirte a ti mismo para entenderte, como si fuera para ordenar tus ideas o para evitar morirte de pena sólo por pensar en que en vez de invertir tu tiempo en tazas de café con él y la cafeína de sus ojos, lo malgastas en tazas de descafeinado de sobre con azúcar por su insomnio, escribiéndole para amortiguar el dolor, sin entender que no por hacerlo vas a no-sentir nada, y mucho menos a cambiar las cosas; sólo sirve para conocerte mejor, o para autoengañarte, qué sé yo, en el fondo creo que todos vivimos de mentiras, y que las palabras son las únicas culpables;

a mí tus ojos nunca me engañaron...


20 comentarios:

  1. Me ha encantado :)

    http://textosyotraszarandajas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. "Quiero decir que yo sólo de pena te escribo" me gusta eso
    Sigue escribiendo así bonita
    muaakk

    ResponderEliminar
  3. A mis su ojos tampoco nunca me engañaron y cada gesto me lo confirmaba todo.

    Siempre un placer leerte.

    Dulces besos.

    ResponderEliminar
  4. "creo que todos vivimos de mentiras, y que las palabras son las únicas culpables" yo tambien lo creo!!

    Me encantó la entrada, en serio!! ^^
    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  5. Es jodidamente bonito y a veces triste eso de escribirle a otra persona, ojalá recordara la última vez que me escribí a mi misma. También es bonito eso de perder el sueño por una persona, por eso de sus ojos café o por eso de su amargura en los labios.
    Un abrazo :)

    http://elchicodelmetro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, bonita. Gracias por leerme, un besito.

      Eliminar
  6. Y por mucho que intento escribir para conocerme, yo tampoco me encuentro. Tienes razón, mentimos demasiado, y con frecuencia a nosotros mismos. Yo no hago más que perder el tiempo, y creo que es porque me da miedo aprovecharlo si no es mirando sus ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario Ruby T.! Un beso grande.

      Eliminar
  7. Que hermosa entrada! me ha encantado!!

    Te sigo linda, besos (:

    ResponderEliminar
  8. Es geniaaaaaal! De verdad, me ha encantado.
    Lo que más me ha llegado ha sido lo de el café de tus ojos. Es perfecta la comparación que haces,
    un saludo y te espero en mi blog :)

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado que él sea el café, por el hecho de que el amor a veces nos desvela, nos anima o nos deja sin poder pegar ojo. Un abrazo muy grande, Little Miss Sunshine! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, bonita! Estoy de acuerdo contigo:)

      Eliminar